Entrevistas

"Hay que preparar profesionales versátiles porque la realidad económica es muy cambiante"

José Manuel pastor, Decano de la Facultad de Económicas de la Universidad de Valencia

José Manuel Pastor es, desde el pasado 23 de septiembre, decano de la Facultad de Económicas de la Universidad de Valencia. Ya formaba parte del equipo de Vicent Soler, a quien sustituyó cuando éste fue nombrado conseller de Hacienda y Modelo Económico. Le toca gestionar un prestigioso centro académico, que lidera la oferta de posgrados en la Comunidad Valenciana con dieciséis, y que hace cincuenta años fue pionero en los estudios de economía y empresa en esta Comunidad.


-  ¿Cuáles son los principales ejes de su gestión?

- Tenemos dos ejes fundamentales: la empleabilidad y la internacionalización. Las titulaciones que damos en nuestra Facultad tienen muchas salidas laborales, pero no hay tiempo para la complacencia: hay que estar trabajando continuamente. Entendemos que la inserción laboral no es sólo tener trabajo, sino un trabajo adecuado. En ese sentido, hemos puesto en marcha muchas iniciativas, como el Foro de Empleo, encaminadas a mejorar la empleabilidad de nuestros egresados. La internacionalización también está muy ligada a la empleabilidad. Las empresas valoran que los estudiantes tengan alguna experiencia internacional. Somos líderes en la Comunidad Valenciana en cuanto a oferta de dobles titulaciones internacionales en ADE, Internacional Business y Economía. Tenemos acuerdos con países europeos como Alemania, Francia o Reino Unido, además de con Estados Unidos, Rusia y, próximamente, China.

 

- Precisamente, la Universitat de València ha impulsado el Foro de Empleo, iniciativa que va por su decimoquinta edición y cuenta con el COEV como uno de los colaboradores habituales. ¿Qué aportan estas jornadas a los estudiantes y licenciados que asisten a ellas?

- Es un punto de encuentro entre las empresas y nuestros titulados, un referente en el que las empresas presentan su programa de prácticas, ofertas de empleo o dar a conocer los perfiles que demandan. A los estudiantes les sirve para intercambiar información sobre el mercado laboral, poder asistir a los talleres de emprendimiento, aprender a prepararse una entrevista de trabajo, a elaborar adecuadamente un Currículum Vitae y a mejorar su propia marca personal. En definitiva, el Foro ayuda a facilitar la inserción laboral de nuestros titulados.


- Fue Vicedecano de Prácticas y Relaciones con la Empresa y la Economía entre 2012 y 2014,  y Vicedecano de Comunicación y Relaciones con la Empresa desde 2014 hasta la fecha ¿Hoy en día es adecuada la vinculación entre la universidad y las pymes valencianas para facilitar la incorporación de los titulados al mercado laboral y que,  a su vez, éstos contribuyan a mejorar la eficiencia de las empresas?

- En la relación de la Facultad con la empresa, queda mucho camino por recorrer. A menudo se escucha que la universidad vive de espaldas a las empresas, o que la oferta académica no atiende las demandas empresariales. Pero lo cierto es que es difícil que las empresas valencianas, que por lo general  son pequeñas y cuentan con un perfil directivo con baja formación, tengan más relaciones con la universidad que en otros entornos, como Madrid, el País Vasco u otros países europeos, donde las empresas son grandes y están acostumbradas a colaborar con las universidades. Deberíamos conseguir que nuestros empresarios encontraran en la universidad a un socio en el que apoyarse cuando requieran algún estudio riguroso o asesoramiento técnico.

En cualquier caso, mantenemos una estrecha colaboración con las empresas a través de las prácticas. Cada año, alrededor de setecientas empresas ofertan prácticas para unos 1.200 estudiantes. Estudiantes que aportan ideas nuevas y enriquecedoras a esas empresas. Aprovecho para invitar a cualquier economista colegiado a que ofrezca prácticas de empresa a los estudiantes y nos haga llegar cualquier otra propuesta. Otra vía de colaboración es la oferta de diplomas, especialización y másters a demanda de las empresas.

Con unos recursos mucho menores que el resto de centros, la Universidad de Valencia, en el Área de Economía y Empresa, está entre las 200 primeras del mundo según el ranking de Shangai. Es la tercera española por detrás de la Pompéu Fabra de Barcelona y la Universidad Carlos III de Madrid.   

 

- ¿Cree que existe una correlación directa y real entre las habilidades y aptitudes que requiere la empresa y la formación que imparte el modelo universitario?

- La Universidad aporta un mix interesante entre competencias genéricas y específicas. Nuestros egresados, en un brevísimo espacio de tiempo, se pueden adaptar al puesto de trabajo y van a estar al 100%. Esa capacidad de adaptación rápida a las circunstancias es muy importante porque hoy pueden estar trabajando en el departamento logístico de una empresa de la industria cárnica y mañana en el departamento financiero de una aseguradora. Hay que preparar profesionales versátiles, con movilidad funcional dentro y fuera de la empresa, porque la realidad económica es muy cambiante. No importa tanto la titulación como las competencias de los individuos.

- La Facultad y el COEV coorganizan el Foro Economía y Empresa, que el pasado octubre celebró su segunda edición y reunió a un selecto grupo de profesionales y académicos de reconocido prestigio en el ámbito de la economía y la empresa. ¿Qué balance hace de esta iniciativa?

- Muy positivo. Tiene muy buena acogida entre los estudiantes, que tienen la oportunidad escuchar de cerca a economistas de gran prestigio. En algunas sesiones no cabían en la sala. Sí me gustaría que hubiera una mayor presencia de los colegiados entre el público y que pudieran interactuar con los panelistas de las mesas redondas. De hecho, para las próximas ediciones, intentaremos adaptar los horarios de algunas sesiones para fomentar su mayor participación.

 

- Para adaptarse mejor a la propuesta del plan Bolonia de ofrecer grados más generalistas y centrar la especialidad en los másters, el nuevo modelo universitario abre la puerta a grados de tres años y másters de dos  ¿Cree que este modelo 3+2 va a beneficiar a los estudiantes universitarios?

- Va a suponer, de nuevo, un gran esfuerzo de nuestro profesoradopara afrontar otra reforma de los planes de estudio. En principio, es una buena idea que a los tres años el estudiante haya madurado y elija una especialización. El problema es que las matrículas de los posgrados cuestan alrededor de tres veces más y muchos estudiantes no podrán asumir ese coste, por lo que no saldrán adecuadamente formados. La realidad es que este modelo va a producir estudiantes de primera y de segunda.

 

- El desempleo juvenil es una de las principales lacras de la economía española. ¿Cómo se puede resolver este problema desde el ámbito académico, político, legislativo y empresarial?

- Sería necesaria una legislación laboral que evitara la dualidad del mercado de trabajo. Los jóvenes están continuamente rotando, lo que impide que adquieran la suficiente experiencia laboral. Las medidas encaminadas a una flexibilización que no implique una precarización, a eliminar la brecha entre los trabajadores indefinidos y los que no lo están, serían beneficiosas para reducir el desempleo juvenil. Desde el punto de vista académico, les diría a los parados que se formasen más. La tasa de paro entre los universitarios es del 13%. La formación nos ayuda enormemente a encontrar trabajo y es fundamental para emprender.

 

-  ¿Se ha adaptado la formación para fomentar la cultura del emprendimiento?

- Tanto en la Facultad como en la Universidad hay muchas iniciativas en este sentido. En el Foro de Empleo se trabajan todas las competencias necesarias para el emprendimiento, desde cómo montar una empresa hasta cómo conseguir financiación. Tanto el Observatorio Para el Asesoramiento Laboral  (OPAL) como ADEIT tienen interesantes iniciativas gratuitas para nuestros estudiantes y egresados, ofrecen apoyo institucional, asesoramiento y formación.

 

- Otro ejemplo de la colaboración entre el Colegio y la Facultad es el Curso de Competencias Profesionales del Economista, que se celebra desde hace más de diez años.  En él se da a conocer la versatilidad de la profesión. ¿Cree que este curso ayuda a promover esa percepción multidisciplinar del economista?

- Con la finalización de los grados se tienen que reestructurar los cursos de créditos de libre elección. Independientemente de esta circunstancia, formar a los economistas en estas competencias es otra vuelta de tuerca para conseguir profesionales modernos, polivalentes y perfectamente adaptados a las exigencias laborales.

 

- En la clausura del Foro de Economía y Empresa, insistió en la importancia de estrechar las relaciones de la Facultad con el COEV. Como colegiado y decano de la Facultad. ¿Qué cree que puede aportar la colegiación a los nuevos economistas?

- Cuando una persona se colegia lo que fundamentalmente busca es formación. Un economista, en el desarrollo de su profesión, va a tener que estar continuamente adaptándose a cambios legislativos, de normativa fiscal, contable, etc. El Colegio aporta formación adecuada a los economistas que quieran estar al día. Ésta es, para mí, su principal ventaja. Además, existe la posibilidad de estar en contacto con los compañeros de profesión. Animo a todos los colegiados a que asistan a la cena anual de economistas y a los cursos, porque van a encontrar a compañeros sometidos a las mismas inquietudes y que se enfrentan a los mismos problemas, y estas redes sociales ayudan a encontrar soluciones comunes, a mantener colaboraciones. Estar al día y en contacto con los compañeros de profesión es muy importante, y el Colegio, en ese sentido, juega un papel fundamental.