Entrevistas

Juan José Enríquez, nuevo decano del Colegio de Economistas

La participación de los colegiados en las elecciones alcanzó el 46'5% del censo

Juan José Enríquez fue elegido nuevo decano del Colegio de Economistas de Valencia en las elecciones celebradas el miércoles 21 de diciembre, en las que se renovaba parcialmente la Junta de Gobierno de la entidad. De los 1.743 votos emitidos, 1.523 correspondieron a voto por correo y 220 fueron presenciales. La participación de los colegiados en las elecciones fue la más alta de las habidas hasta el momento, alcanzando el 46'5% del censo electoral.

La candidatura encabezada por Juan José Enríquez Barbé resultó vencedora con un total de 859 votos, casi un 52% del total. Los resultados obtenidos por las otras dos candidaturas fueron de 488 para la encabezada por Juan Manuel Pérez Mira y de 315 votos para la encabezada por Javier López Bellido.

Enríquez, que ha desempeñado el cargo de vicedecano desde que en 2014 ganara la candidatura para la renovación parcial de la Junta de Gobierno del COEV, regirá la institución durante los próximos cuatro años.

EC.: ¿Cómo valora los resultados de las elecciones?

J.J.E.: Es un importante respaldo para el ambicioso proyecto que tenemos por delante. Un 51'7 % de los votos, habiendo concurrido tres candidaturas, supone una clara voluntad de cambio respecto al modelo anterior y el punto final a los desencuentros habidos en el seno de la Junta de Gobierno.

EC.: ¿Qué opinión le merecen los programas presentados por las otras dos candidaturas?

J.J.E.: Las otras candidaturas eran más continuistas con el modelo actual. Por intentar resumirlo, ellos ven el Colegio como una empresa productora de servicios para los colegiados, fundamentalmente de formación, y a la Junta de Gobierno, o parte de ella, como gestora de esa empresa de servicios.

Nuestra visión del Colegio es distinta. Creemos que debe aglutinar los conocimientos, la experiencia y el talento de nuestro colectivo y aportarlo a todos y a la sociedad. Nuestro papel en la Junta de Gobierno se centrará en establecer los cauces de participación del colegiado, para que sea posible esa puesta en valor del caudal de talento de nuestros colegiados.

Con todo ello, por supuesto coincidimos en muchos puntos con las otras candidaturas y aprovecharemos todo lo positivo que sin duda había en sus propuestas para mejorar el Colegio.

He dicho a lo largo de la campaña que nuestro modelo de Colegio estaba abierto a todos los colegiados, y una vez pasadas las elecciones, espero que los compañeros que han integrado las otras candidaturas, demostrando con ello su especial interés en participar activamente en las tareas a desarrollar, se sumen al proyecto.

EC.: ¿Y de qué forma quiere favorecer la participación de los colegiados y lograr ese cambio de modelo en los próximos 4 años?

J.J.E.: Nuestro modelo se basa en la aportación de valor de los colegiados organizados en las diversas Comisiones Sectoriales. Las constituiremos en todos los ámbitos de actuación de los economistas, comisiones que serán equipos de trabajo formados por los compañeros que se integren en ellas voluntariamente. Las comisiones serán el foco de creación de valor, de intercambio de ideas y experiencias, de Red de contactos de los economistas y la Junta de Gobierno pondrá las bases y coordinará su actuación.

Vamos a crear Comisiones Sectoriales en los ámbitos tradicionales de fiscalidad, contabilidad y auditoría, forense, financiera, gestión empresarial y marketing, pero también de docencia, coyuntura económica, asesoramiento laboral o nuevas tecnologías.

Los catorce compañeros de la Junta de Gobierno, solos, no podremos conseguir grandes cosas por muy cohesionados que estemos, mucha ilusión que pongamos y mucho esfuerzo que le dediquemos. Nosotros marcaremos una hoja de ruta pero es un proyecto muy ambicioso que necesita del apoyo del colectivo. Hemos conseguido ganarnos la confianza de los colegiados y sé que podemos contar con su apoyo.

EC.: Cuáles van a ser las primeras acciones que se pondrán en marcha?

J.J.E.:En la primera Junta de Gobierno tomaremos medidas importantes que sentarán las bases para poner en marcha nuestro proyecto. Publicaremos los acuerdos en la web del Colegio para compartirlos con todos los compañeros, pondremos en marcha las Comisiones Sectoriales y la Comisión de Coordinación e impulso a las comarcas para acercar el Colegio a los compañeros que viven más alejados de la capital.

También tenemos que dar solución a la cuestión de las cuentas anuales no aprobadas estos últimos ejercicios, restablecer las relaciones con el Colegio de Titulares Mercantiles, iniciar la actividad del Centro de Mediación del Colegio, etc. Hay muchas cosas que hacer, muchas medidas que adoptar y lo iremos haciendo poco a poco pero sin pausa y con mucha ilusión, contando con el mayor número de compañeros, y estoy seguro de que pasados cuatro años todos los colegiados nos sentiremos satisfechos de lo conseguido.

EC.: El Consejo Valenciano de Economistas se creó en 1995, una larga vida ya aunque no parece haber tenido un gran protagonismo. ¿Qué papel cree que debe jugar este organismo?

J.J.E.: El Consejo Valenciano es el órgano natural de relación de los economistas con la Administración Autonómica y tiene funciones específicas a este respecto. Lamentablemente, en los dos últimos años a ninguna de las personas que conformamos la candidatura ganadora de las elecciones parciales de 2014 se nos permitió participar como consejeros, ni se nos facilitó por parte de Juan Manuel Pérez Mira y el resto de consejeros del Colegio de Valencia ningún tipo de información.

Sin embargo, la relación con los decanos del Colegio de Alicante y del Colegio de Castellón, es inmejorable. Me he puesto en contacto con ambos, hemos intercambiado impresiones y se dan las condiciones necesarias para que la relación entre los tres colegios sea muy provechosa para el Consejo.

Obviamente, cada colegio tiene sus peculiaridades y sus prioridades y el día a día nos mantendrá muy ocupados con los proyectos de cada uno. Pero existen muchos intereses comunes y hay que potenciar acciones que los defiendan y aprovechar las sinergias.



EC.: La relación con el Consejo General de Economistas de España ha sido muy turbulenta en los últimos años debido a los recursos planteados por los Colegios de Valencia, Madrid y León contra los estatutos de unificación con el Consejo General de Titulares Mercantiles. ¿En qué términos se va a desarrollar a partir de ahora la relación COEV- CGE?

J.J.E.: Efectivamente, durante casi tres años hubo un conflicto abierto con el Consejo General que supuso un notable distanciamiento y que duró demasiado tiempo. Afortunadamente, ha terminado y durante el mandato de esta Junta de Gobierno, las relaciones, tanto con el Consejo General, como con todos sus Órganos Especializados, van a ser de máxima colaboración.

Los colegios no pueden sustituir al Consejo General, ni éste a los colegios. Cada uno tiene sus funciones, que deben ser complementarias en beneficio de los economistas. No podemos olvidarnos de que muchos economistas valencianos forman parte también de algún registro especializado, el REA, REAF, REFOR, REC, EAF, etc., en función de la actividad profesional que desarrolla, y las buenas relaciones, la fluidez en el intercambio de información y la coordinación de acciones y objetivos resulta esencial para mejorar la calidad de los servicios prestados por los economistas.

Creo que hay muchas posibilidades de colaboración para acercar más al Consejo y los Registros y Grupos de Trabajo Especializados al COEV.

EC.: Y respecto a la fusión con el Colegio de Titulares Mercantiles, ¿cuál es la posición de la Junta de Gobierno que preside?

J.J.E.: Con la reforma universitaria que terminó con la diplomatura en Ciencias Empresariales y las licenciaturas en Economía, ADE y otras disciplinas propias de nuestro Colegio, e implantó los Grados en esas materias, se inicia un proceso que, a largo plazo no puede acabar más que en una sola Corporación.

No obstante, una vez unificadas las dos organizaciones a nivel nacional, no resulta obligatoria, ni urgente, la fusión de los distintos colegios provinciales o autonómicos.

Dicho esto, los distintos colegios de economistas están abordando la unificación paso a paso, informando adecuadamente a sus colegiados, compartiendo actividades, llegando a acuerdos y aprobándola en Junta General con el apoyo de la mayoría de los colegiados.

Nosotros tenemos que iniciar en breve ese proceso, que no se llevó a cabo del modo adecuado y que provocó el rechazo de los colegiados en la Junta General Ordinaria y Extraordinaria que se convocó hace unos meses.

Estudiaremos con detenimiento este tema, que con toda seguridad es uno de los más relevantes en la historia de la profesión. Y lo haremos respetando todas las sensibilidades, conciliando intereses, acercando posturas, compartiendo acciones y con la seguridad de que terminará en una fusión de ambas Corporaciones con la aceptación de todos.

EC.: ¿Es éste el principal reto para el futuro del Colegio de Economistas?

J.J.E.: No, la fusión es un reto importante como he dicho pero no es el primero en la lista de los que nos hemos marcado.

Quizá el principal sea conseguir un modelo de Colegio que potencie a la profesión y su ejercicio, tanto en la empresa, como en los despachos, como en otras entidades. Generar valor añadido, convertir al Colegio en la Red Social-Profesional de los Economistas. Esa Red de conocimiento, información y contactos sólo la puede ofrecer el Colegio.

Muchos de los servicios, siendo importantes, pueden ser también ofrecidos por otras organizaciones. Aunque estoy seguro de que ninguna conoce a los economistas como nosotros y ésa es una ventaja competitiva de gran valor.

Sólo en el Colegio todos sus integrantes son economistas, sólo aquí se encuentran en gran número, sólo aquí pueden compartir los mismos intereses y problemas, sólo aquí pueden aportar valor que redunde en el reconocimiento de todos, sólo aquí se pueden integrar los estudiantes cuando se gradúan buscando la experiencia y el apoyo de los que lo hicieron antes que ellos. El Colegio es su grupo de referencia y en la medida en que todos aportemos a ese grupo, todos saldremos beneficiados.

Esperamos con este modelo, con esta nueva manera de gobernar nuestro Colegio, lograr una mayor fidelización del colectivo. No podemos olvidar que en los últimos cuatro años hemos perdido 110 colegiados netos, un número muy importante para una organización de nuestro tamaño.

Tenemos por delante un gran reto, ilusionante, muy ambicioso y puede que difícil de alcanzar, pero hay que empezar y construirlo poco a poco.

EC.: ¿Y las relaciones con las Universidades? El porcentaje de colegiación de los graduados en Economía, Administración de Empresas y otras especialidades es baja. ¿Cómo van a afrontar este hecho?

J.J.E.: Efectivamente, están colegiados alrededor de un 15 a 20% de los licenciados o graduados, aunque es difícil conocer el porcentaje, esta estimación puede ser válida. Y, en general, salvo excepciones, es así en todas las profesiones y en todos los territorios.

Las relaciones del COEV con las distintas Universidades siempre ha sido cordial, frecuente e intensa. Participamos en muchas actividades organizadas por las distintas Universidades u organizadas conjuntamente, sobre todo con los alumnos de último curso para dar a conocer en qué puede serles útil el Colegio cuando terminen sus estudios.

Pero, sí, hay que intentar un acercamiento mayor, por eso dos de los siete cargos de la candidatura que hemos presentado son docentes universitarios con una larga trayectoria académica y un gran conocimiento de los perfiles de los futuros economistas. Tenemos la esperanza de que esto sirva para adecuar nuestras acciones a lo que los estudiantes demanden del Colegio.

EC.: ¿Cuál ha sido su relación con el Colegio hasta ahora?

J.J.E.: Me colegié en 1993 cuando aún era Inspector de Hacienda del Estado en activo y formé parte del Claustro de Profesores del Master en Tributación durante veintitrés años hasta mi incorporación a la Junta de Gobierno tras las elecciones de 2014.

En estos años he participado con asiduidad también en otras actividades de formación organizadas por el Colegio, como ponente y como asistente. Y colaboré activamente como miembro de la Comisión de Trabajo de Actuaciones Forenses durante el escaso tiempo que funcionó como tal.

Soy usuario habitual de distintos servicios ofrecidos por el Colegio y he acudido en varias ocasiones a su Área de Empleo para que me proporcionaran candidatos en procesos de selección para cubrir puestos en mi propio despacho o empresas clientes.

Hace dos años decidí presentarme al cargo de vicedecano con un equipo que finalmente ganó aquellas elecciones y desde esa responsabilidad pudimos conocer mucho mejor las carencias y virtudes de la organización. Pero las dificultades para conciliar criterios entre las dos mitades de la Junta de Gobierno me animó a presentar una nueva candidatura en estas elecciones para completar la renovación de la misma.

Afortunadamente hemos recibido un gran apoyo, lo que facilita la toma de decisiones y supone un importante impulso a todos los proyectos que compartiremos a partir de este 2017.


Juan José Enríquez Barbé

Nacido en Valencia en 1960 comenzó sus estudios universitarios sin mucha vocación de continuidad en la Escuela de Estudios Empresariales. Su paso por esta Escuela despertó una vocación de estudio que hasta entonces desconocía por lo que no dudó en continuar en la Facultad sus estudios para obtener la licenciatura en Ciencias Empresariales.

Tras un primer paso por el mundo de la empresa, decidió estudiar la oposición a Inspector de Finanzas del Estado en mayo de 1985, aprobando la oposición un año después. Ya como funcionario de carrera obtuvo las especialidades de Inspector de Hacienda y de Interventor y Auditor del Estado.

Tras nueve años de ejercicio profesional decidió volver al mundo empresarial de la mano de Coopers&Lybrand, como director de su oficina en Valencia. Tres años en esta firma profesional, que incluyeron la fusión para formar PwC, fueron especialmente enriquecedoras en su desarrollo profesional. Aprendió a buscar la excelencia en la actividad profesional, a dirigir equipos de trabajo y a aportar valor al cliente.

Finalmente, en 1999, fundó con varios compañeros el despacho Enríquez y Asociados, asesores legales y tributarios, con la idea, que todavía permanece, de aunar calidad y valor en sus servicios a la cercanía propia de las firmas más pequeñas.

Hace cinco años finalizó sus estudios de Derecho, lo que le permitió completar los servicios profesionales prestados ya que podía firmar directamente los recursos que venía preparando en representación de sus clientes.

Paralelamente a su actividad profesional, ha venido desempeñando una importante labor docente en diversos centros de formación de postgrado. Destaca siempre su participación durante más de veinte años en el Master de Tributación del COEV, impartiendo las áreas de IVA y más tarde del Impuesto sobre Sociedades, pero también ha impartido clases y seminarios en la Escuela de Hacienda Pública, en el CEU San Pablo y en la Universidad Antonio Nebrija, entre otros.

Completa su actividad con la frecuente publicación de artículos sobre materias fiscales y contables en revistas especializadas y de divulgación general.