Entrevistas

I. Quintanilla: "La psicología es una herramienta fundamental para gestionar una empresa"


1.- ¿Qué hace un filósofo metido a psicólogo?

Yo hice en su momento el Bachillerato de Ciencias pero tuve la suerte de encontrar un profesor que hizo que me interesara y fascinara por el mundo de la filosofía. Debido a la oposición de mi padre, empecé la carrera de Química pero me resultó muy frustrante y a mitad de licenciatura, la dejé y me matriculé en Filosofía. Justo en ese momento comenzaban las especializaciones en Psicología dentro de la propia Filosofía y eso es lo que hice. Todo ello me llevó a ser profesor de Psicología sin ser psicólogo y sin que realmente existiera la especialización como tal.

El mundo de la empresa siempre me ha atraído de manera especial y creo que para hacer ese abordaje era necesario hacerlo desde la perspectiva de la psicología social. Al fin y al cabo, los empresarios son personas con problemáticas y dificultades propias que deben gestionar y la psicología social podía ser una herramienta adecuada de ayuda. Yo no hablaría tanto, en todo caso, de un filósofo metido a psicólogo social como, sobre todo últimamente, de un psicólogo metido a filósofo.

2.- ¿Cómo cree Vd. que están de preparados los directivos valencianos para dirigir eficazmente a sus equipos?

El grado de preparación de un gerente o empresario valenciano es muy alto y comparable perfectamente al del resto de Europa. Otra cosa es que el contexto permita que esa preparación cristalice o se proyecte. Creo, además, que la idiosincrasia del valenciano es emprendedora y creativa por definición. Tenemos una larguísima tradición gestora y comercial que ha facilitado la creación de un empresariado potente, pero la época del negocio fácil ha hecho confundir en ocasiones la figura real del gerente con algunos picarones y aprovechados. Esto nos ha costado muy caro y vamos a tardar en recuperarnos. Otra cosa es que nos lo creamos. Los valencianos siempre hemos padecido la tendencia a minusvalorarnos aunque esto puede empezar a cambiar con las nuevas generaciones.

3.- ¿Qué consejo, dada su dilatada vida docente y de investigación daría a los economistas que en estos momentos tienen la responsabilidad de dirigir una empresa?

Dirigir una empresa es una tarea multidimensional y, por tanto, multiproblemática. Por eso, el gerente debe abordar problemas de todo tipo para gestionar una empresa. Como se dice, gestionar es tomar decisiones acertadas en contextos complejos con recursos escasos. Quien es capaz de hacer esto añade valor. Para ello debe ser capaz de abrirse. No conviene olvidar que, en definitiva, una empresa es un conjunto de personas y las interacciones con ellas son fundamentales. Hoy en día, no hay ningún economista que yo conozca que no te diga que la psicología es fundamental.

4.- ¿Qué recomendaciones haría a un economista recién egresado que se quisiera dedicar a esto de dirigir empresas? ¿qué camino debería iniciar para que su trayectoria profesional fuera por el camino más eficaz?

Cada vez hay más formación psicológica no sólo en las escuelas de negocios sino en las propias Facultades de Económicas y Administración de Empresas. Esta impronta indiscutiblemente va entrando. Cuando se funda AEDIPE, la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas, la mayor parte de los miembros eran psicólogos. Hoy en día son economistas. ¿Qué ha ocurrido? Muchos economistas han visto que necesitaban esa formación psicológica complementaria, la han hecho y, hoy en día, son directores de recursos humanos. Y hoy, además, en muchas empresas potentes, esta área de trabajo, los recursos humanos, tiene incluso más relevancia que departamentos más tradicionales como la administración o el financiero.

5.- Usted tiene un libro titulado "¿Valores o valores económicos?" ¿Cuáles son los principales valores de nuestra sociedad?

Las personas nos movemos con valores hasta el punto de que si me dices los valores que tienes, sabré cómo vas a actuar. Los valores genuinos que nos han traído hasta aquí, que han generado progreso, son la competencia, la eficiencia, la sostenibilidad y la solidaridad pero, hoy en día, se están perdiendo en beneficio de otros como la consecución del dinero fácil, la falta de ética en determinados negocios o la desigualdad que nos llevan a un mundo cada vez más incierto. Por eso, el futuro está en la juventud, gente muy preparada con capacidad para recuperar valores como la colectividad, la libertad y la responsabilidad, contrapuestos a los actuales.

6.-¿Ha cambiado la crisis el comportamiento de las personas en relación a la economía?

No porque los valores no han cambiado. Lo que las personas han hecho es adaptarse a la situación tras la crisis pero los valores siguen siendo los mismos: individualismo, egoísmo, hedonismo, instrumentalidad... En el momento en que se recupere la economía, tenemos el peligro de volver a caer en los mismos problemas sobre todo en las generaciones más adultas. Sí que es cierto que los jóvenes, a causa de la crisis, tienen un concepto más austero, pero este ser humano del siglo XXI obtiene su identidad gracias al consumo. El consumo es el motor de la sociedad pero no podemos hacer una economía infinita en un planeta finito y, si se cambia, nos vamos a encontrar sistemáticamente con situaciones de crisis.

7.- Aconséjenos algún libro para este verano que sea de amena lectura para un economista director de empresas y que le ayuden a entender la sociedad que nos está tocando vivir.

A aquellos que estén interesados en la pura gestión les recomendaría cualquier libro de Peter Drucker, que siguen estando perfectamente vigentes. Si quiere reflexionar sobre la sociedad actual, recomiendo la obra de Zygmunt Bauman "Vida de consumo".

Ismael Quintanilla Pardo

Licenciado en Filosofía y doctor en Psicología por la Universidad de Valencia (1982), de la cual es profesor de psicología social desde el año 1976. Ha sido vicedecano de la Facultad de Psicología y presidente de la Sociedad Valenciana de Psicología social y es el director de la Unidad de Investigación de Psicología Económica y del Consumidor (UIPEC) de la Universidad de Valencia.

? Ha sido profesor invitado en numerosas universidades españolas, europeas e iberoamericanas y conferenciante en jornadas, seminarios y congresos de carácter empresarial, en temas relacionados con la conducta en las organizaciones, marketing, marketing social, recursos humanos, conducta del consumidor, gestión cultural, innovación y gestión del conocimiento.

? Miembro del comité científico, división de Psicología Económica, del 23 Congreso Internacional de Psicología Aplicada, celebrado en Madrid en 1994, y Conference President del 22rd. Con-ference of International Association of Research in Economic Psychology, celebrado en Valencia del 18 al 22 de Septiembe de 1997.

? Director de numerosos trabajos de investigación y de tesis doctorales e investigador principal del proyecto de la Universidad de Valencia en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia: La influencia de la cultura en los flujos de conocimiento en grupos de I+D. Plan Nacional de I+D (Comisión interministerial de ciencia y tecnología: 2005-2009).

? También ha sido el investigador responsable del proyecto "Perfil de emprendedores en Instituciones de Microcréditos" del Programa de cooperación interuniversitaria entre España e Iberoamérica del Ministerio de asuntos exteriores, AECID.

? Es autor de numerosos artículos científicos y una veintena de libros, de entre los que se pueden destacar: Psicología económica (1997, MacGraw-Hill); Psicología del consumidor (2002, Prentice-Hall); Empresas y personas. Gestión del conocimiento y capital humano (2003, Díaz de Santos); Psicología y economía. (2005, PUV, Universitat de València, en colaboración con el profesor Tomás Bonavía), Psicología del marketing social (2008, Promolibro) y Métodos de investigación en psicología económica y del consumidor (2009, Promolibro).