Noticias

Francisco Pérez, director del IVIE, pronuncia la conferencia "Las perspectivas a medio plazo de la economía valenciana"


El director del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Francisco Pérez expuso el pasado 13 de marzo en la sede del COEV las perspectivas a medio plazo de la economía valenciana en un acto organizado por la Comisión de Coyuntura Económica.

La intervención de Francisco Pérez, que concitó un gran interés por parte de los colegiados, se dividió en tres grandes bloques: los cambios en la economía valenciana en el siglo XXI, la influencia del sector público en la economía valenciana y las perspectivas para la Comunitat a corto y medio plazo.

En la primera parte, el director del IVIE trazó un panorama de los principales cambios producidos durante los últimos años. Por lo que se refiere a la estructura productiva, se aprecia un incremento mayor de la construcción respecto a la media española (2,4 puntos porcentuales frente a 0,9) hasta 2008 y una caída posterior a partir de ese año (alcanzando el 7,3% en 2017 frente a una media nacional que se sitúa en el 4,9%). Igualmente ha avanzado la terciarización de la economía, alcanzando los servicios el 70,8% del PIB valenciano en 2017.

El PIB per cápita ha crecido desde el 2000 muy por debajo de la media española (el 5,3 frente al 11,6%), en lo que ha influido el mayor impacto inicial de la crisis y el menor crecimiento en los años de expansión pero también el propio aumento de la población de la Comunitat Valenciana (en 2018 cuenta con 907.000 habitantes más que en 2000), más de seis puntos porcentuales por encima de la media española (un 22% frente a un 15,6%).

En lo que respecta a las cifras de desempleo, se ha situado cerca de la media española después de que en el inicio de la crisis, la tasa de paro llegara a situarse dos puntos por encima en nuestro territorio. Otro elemento destacado del ponente es el crecimiento notable del nivel de cualificación de la población valenciana desde los inicios del siglo XXI incrementándose el porcentaje de personas con estudios universitarios. No obstante, entre los principales déficits se sigue encontrando la productividad. La brecha con la media española se ha incrementado en los primeros años del siglo XXI, situándose en el 95,3%.

La segunda parte de la presentación estuvo dedicada a la situación e importancia de las políticas públicas. En este terreno destaca el menor peso del sector público en el empleo (un 14,1% frente a la media española que se sitúa en el 16,3%) con un 13% menos en la cifra de empleados públicos por habitante respecto al conjunto nacional.

Por lo que respecta al gasto por habitante, éste también es sustancialmente menor (un 8% durante los últimos quince años) y son las políticas de apoyo a las actividades productivas las grandes sacrificadas, con un 50%. Como es conocido, la causa fundamental de este menor nivel de gasto se encuentra en la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana respecto a otros territorios (un 6,5% inferior a la media por habitante ajustado). Y una repercusión inevitable es el alto nivel de endeudamiento que la sitúa como la comunidad más endeudada en relación a su PIB (un 41,1% en 2018).

Finalmente, en el apartado referido a las perspectivas a corto y medio plazo de nuestra economía, el ponente señaló que "la recuperación va a continuar pero el crecimiento se moderará". En este sentido, la trayectoria es muy similar a la de la economía española con una desaceleración pero un crecimiento continuado del PIB y el empleo, cercano al 2%.

Entre las claves externas de esta desaceleración se sitúan la revisión a la baja del crecimiento mundial, el impacto del proteccionismo, el aumento de la incertidumbre en Europa por acontecimientos como el Brexit, las dudas sobre el precio del petróleo y acerca de la normalización de las políticas de tipo de interés.

También influyen cuestiones internas como son la incertidumbre sobre los efectos de algunas medidas de política económica en déficit público y empleo, el menor dinamismo de la demanda externa, la posible ralentización del sector inmobiliario y los riesgos del elevado endeudamiento.