Noticias

Características de los principales actores de la economía digital

Jorge David del Carpio Pons. Economista
Presidente de la Comisión de Economía Digital y Nuevas Tecnologías del COEV

Es indiscutible que la economía digital y las nuevas tecnologías son los ejes de la economía actual, solamente hay que comparar la evolución del ranking de las marcas más valoradas a nivel mundial para darnos cuenta hasta que punto ha llegado su importancia en nuestros días. Así, si hace solamente diez años las marcas más valoradas por orden de relevancia eran Coca-Cola, Microsoft y IBM, actualmente toman el relevo Apple, Google y Amazon, incluso Wall Street ha acuñado el acrónimo FAANG (Facebook, Amazon, Apple Netflix y Google) para referirse a estas empresas de gran crecimiento cuyas características analizo a continuación.

La Innovación continua es la insignia de las FAANG que investigan constantemente en la generación de novedades tecnológicas disruptivas, como es el caso de la inteligencia artificial, que les proporcionan un importante factor diferenciador y la posibilidad de lanzar nuevos productos, como los tan en boga altavoces inteligentes de Amazon y de Google que nos hacen la función de asistentes virtuales y nos facilitan nuestros quehaceres diarios.

El tener una gran cuota de mercado, es otra característica de estas corporaciones, gracias a que la globalización y el mundo sin fronteras de internet, su hábitat natural, les permiten generar grandes ingresos. Estamos ante un potencial casi ilimitado de clientes, el sueño de toda empresa, como es el caso de Netflix, empresa estadounidense de contenidos en streaming, que según sus últimos datos cuenta ya con 139,2 millones suscriptores en todo el mundo, 58,4 millones en Estados Unidos y los 80,7 millones en el resto del mundo. 

La información de sus usuarios y la base de datos que generan al respecto es el principal activo intangible estos protagonistas de la economía digital, ahora más que nunca vale aquello de que "la información es poder" y sobre todo poder económico. Estas empresas son capaces de determinar de forma individualizada los gustos y preferencias de cada uno de sus usuarios, así como su comportamiento de compra, lo que les permite confeccionar estrategias de mercado mucho más focalizadas y eficientes. Además, toda esta privilegiada información también puede ser utilizada como fuente de ingresos mediante su comercialización a terceros, ya que no olvidemos que muchas veces cuando aceptamos ser usuarios de sus plataformas en internet también estamos aceptando el uso del tratamiento de nuestros datos.

Todos los factores anteriores les proporcionan a su vez, a este tipo de organizaciones, una gran capacidad de generar liquidez que les permite tener una envidiable posición financiera, así por ejemplo solo Apple ya tiene 209.200 millones de euros, el equivalente al 18% de la riqueza de España. Estos excedentes de tesorería les posibilitan un crecimiento corporativo mediante la adquisición de nuevas empresas emergentes como las startups unicornio, aquellas de rápido crecimiento y con una valuación de más de 1.000 millones de dólares, como es el caso de WhatsApp y de Instagram, compradas por Facebook, que les permiten fortalecer aún más su posición en el mercado tecnológico.

Pero no todo son luces en estas empresas, también existen sus sombras, como amenazas de brechas de seguridad y de reputación (caso Facebook con Cambrige Analitica) o la caída de la venta de sus productos por debajo de sus previsiones, que son castigados con fuertes caídas en su valor bursátil (caso Apple con las ventas del iPhone X) o también el surgimiento de potenciales competidores que pueden hacer peligrar su posicionamiento en el mercado (caso Amazon con la china Alibaba).

Por último, todo apunta a que las FAANG seguirán siendo las protagonistas en la economía digital durante el presente año 2019 incluso con posibles incursiones en otros sectores como el sector financiero puesto que no olvidemos que algunas de ellas ya cuentan con carta bancaria que les podría habilitar a funcionar como banco.

Reproducción del artículo publicado en el diario Expansión el lunes 11 de marzo de 2019