Noticias

Desarrollo Personal: un camino de satisfacciones que recorrer


Existen numerosas definiciones sobre Desarrollo personal. Buscando en una diversidad de ellas, me llamó la atención que coincidían en el resultado: "mejora la calidad de vida". En este tiempo, que se habla mucho de él (que bueno si también lo practicáramos en igual medida), que parece una moda, ocurre que quien lo prueba, le gusta y sigue ese camino porque como hemos dicho, mejora su calidad de vida.

Otra cosa es el ansia del Desarrollo Personal, donde empeora nuestra calidad de vida, porque estoy en la obligación y no en el querer, donde lo confundo, con un cúmulo de acciones sin destino.

El Desarrollo Personal produce satisfacción, (*) que es un estado del cerebro en donde las diferentes regiones compensan su potencial energético, dando la sensación de plenitud. Nos sentimos plenos. O como dice el Emocionario, es saciar una necesidad física o emocional. Se puede experimentar incluso en la derrota, si logras mejorar un resultado anterior.

Para poner en marcha mi Desarrollo Personal, la primera pregunta es ¿para qué quiero desarrollarme? Dependiendo de esta pregunta elegiré el camino. La respuesta fácil es: para crecer, para superarme...pero crecer y superarte ¿hacia dónde?.

No hay cima ni Diploma o título de "Master en tu Desarrollo". Es una carrera de fondo, un crecimiento en espiral donde se repiten situaciones del pasado, pero estamos a una altura superior.

El arte del Coaching es una de las alternativas para enfocar adecuadamente y con éxito el Desarrollo Personal. Como Coach acompaño el desarrollo personal que experimentan y consiguen los Coachees con los que trabajo. Es gratificante y da sentido a mi trabajo, que acaben el proceso alcanzando sus metas, sus objetivos, sus deseos y algún efecto secundario importante con el que no contaban.

Cuando conversamos por primera vez los observo "autolimitados". Cuando terminan se sienten libres, con alas o con fuerza para seguir retándose y disfrutar de lo que sigan consiguiendo. Algunos comienzan el proceso queriendo sentirse tranquilos, sin conflictos, sin miedos... no hay ningún tipo de trabajo personal que nos evite los conflictos, las decepciones, los miedos, no podemos anhelar un estado tranquilo todo el tiempo. Pero si, entender nuestras emociones y las situaciones que vivimos, de una manera saludable y enfocada.

¿Cuáles son las claves del Desarrollo Personal?

Actualmente las competencias profesionales a desarrollar para el éxito de la transformación digital, en la que están o deberían estar todas las empresas, son: visión, humildad, trabajo colaborativo, adaptabilidad, Inteligencia emocional, creatividad y compromiso.

Debemos de tener a la vista nuestras emociones, identificarlas y gestionarlas para dirigir nosotros nuestro Desarrollo y no ellas. No es lo mismo tener altas dosis de ilusión y entusiasmo, que altas dosis de miedo. Las primeras emociones se alinean con la confianza. ¿Cómo nos influye la confianza o el miedo?

Desde la confianza, las acciones que emprendo están enfocadas a conseguir mi objetivo, a lo que me he propuesto. Desde el miedo, la acción que genera es huir, dar un paso atrás, paralizarme, bloquearme.... No hacer.

En Coaching decimos que la confianza es un juicio y como tal, puedo alimentarla, puedo construirla y puedo reconstruirla si ha sido dañada. Puedo tener confianza 10 si habilito el error y la equivocación, es más, sabiendo que me equivocaré. Aceptando que voy a cometer errores como humana que soy.

También puedo alimentar el miedo o puedo cuestionarlo y puedo preguntarme: ¿qué de lo que temo es real o fantasía? ¿Cuántas cosas pierdo, por miedo a perder?

El objetivo del Desarrollo Personal será confiar en nuestros recursos, trabajar sobre nuestro "Saber, Saber Ser, Poder Hacer y Querer Hacer", para gestionar adversidades y disfrutar y celebrar lo conseguido. Está lejos de ser una acumulación de éxitos sin destino, una tranquilidad permanente, o la ausencia de situaciones y emociones incomodas. Vivir con la emoción de la satisfacción, la ilusión, el entusiasmo, y la pasión.

(*) Definición Wikipedia.