Noticias

Paloma Martínez Sempera-Matarredona, Directora del Banco de España en València

¿Cuál ha sido su trayectoria profesional hasta ocupar el puesto actual de directora del Banco de España en València?
Al finalizar mis estudios universitarios en la Universidad de Murcia y licenciarme en Ciencias Económicas y Empresariales, me marché a vivir a Madrid para preparar las oposiciones de Inspector de Entidades de Crédito y Ahorro y, tras aprobarlas, ingresé en el Banco de España en el año 1989 dentro de la Dirección General de Supervisión donde, durante 19 años y hasta mi traslado a València, desarrollé múltiples labores de supervisión en diferentes y diversas entidades financieras ubicadas por todo el territorio nacional.

¿Cuál es la labor que desempeña como directora de la delegación del Banco de España en València? ¿Cuánto tiempo lleva ejerciendo este cargo?
Accedí al cargo de la Dirección de la sucursal en el año 2008, puesto que ocupo desde entonces. El cambio que supuso en mi trayectoria profesional fue bastante grande, ya que pasé a ejercer unas labores muy diferentes a las que realizaba hasta ese momento. Me permitió conocer una nueva faceta de las funciones del Banco de España y tener otra perspectiva de su organización. Fue un interesante y gran reto que afronté y una decisión de la que estoy muy satisfecha de haber tomado.
Mi función como directora se centra en representar al Banco de España en el ámbito de actuación territorial de la sucursal, que actualmente abarca las provincias de València y Castellón, ante autoridades institucionales, organismos públicos y privados, entidades de crédito y particulares. Asimismo, tengo a mi cargo la coordinación y dirección de todos los trabajos y la operativa que desarrollan las unidades y el equipo humano de la dependencia.

¿Qué papel juega esta delegación en el entorno económico de la ciudad?
Actualmente el Banco de España, cuya sede central se encuentra en Madrid, dispone de una red de 15 sucursales distribuidas por toda la geografía nacional.
En cumplimento a las funciones que el Banco de España tiene establecidas en la Ley 13/1994, de 1 de junio de Autonomía del Banco de España, desde la red de sucursales nos encargamos de la prestación de los servicios de Tesorería a las Administraciones Públicas y agente financiero de la Deuda Pública, a las entidades de crédito y al público en general.

En relación con la gestión y distribución del dinero en efectivo ¿qué función desempeña la sucursal?
Dentro de nuestras atribuciones, todas las relacionadas con la custodia y gestión del efectivo son las que ocupan la mayor parte de la actividad diaria de la sucursal. Entre ellas la más importante es la prestación del servicio de caja a las entidades de crédito de la plaza, que se realiza a través de las compañías de transporte de fondos, encargándonos del abastecimiento, de la puesta en circulación y de la retirada de los billetes y monedas de euro que circulan por el territorio de nuestro ámbito de actuación. Los billetes que han estado en circulación son contados, analizados y tratados en nuestras instalaciones con el objeto de comprobar su autenticidad y su aptitud para poder volver a circular, siguiendo los estándares de calidad que marca el Banco Central Europeo para toda la zona Euro.
A través de estas labores se lleva a cabo un seguimiento y un control de la falsificación de los billetes y monedas de euro y, a su vez, se vela por garantizar la autenticidad y mejorar la calidad del efectivo en circulación.

¿Qué servicios se prestan al ciudadano desde la sucursal?
Entre los diferentes servicios que realizamos de cara a la ciudadanía son destacables los relacionados con los canjes de pesetas por euros, los cambios de billetes y monedas euro defectuosos o deteriorados, la recogida de los billetes falsos, el servicio de cuentas directas para la suscripción de los títulos de deuda pública, la presentación de reclamaciones contra las entidades de crédito y la petición de los informes de riesgos a la Central de Información de Riesgos.

En relación con el canje de pesetas ¿hasta cuándo se puede realizar, qué billetes y monedas se pueden canjear y qué volumen queda todavía pendiente de cambiar?
Cuando España entró en el euro en el año 2002, no se fijó un plazo límite para poder realizar los cambios de nuestros billetes y monedas de pesetas por euros, pero en 2012 con la Ley 8/2012, de 30 de octubre sobre saneamiento y venta de los activos inmobiliarios del sector financiero, se estableció la fecha de 31 de diciembre de 2020 como fecha límite para cambiarlas, plazo que fue prorrogado hasta el 30 de junio de 2021. Después de esta fecha no será posible realizar el canje de billete y monedas de pesetas a euros.
Los billetes de peseta que se pueden cambiar son los emitidos a partir del año 1939. Los emitidos entre 1936 y 1939 han de ser previamente analizados por los expertos del Banco de España para poder ser canjeados. En cuanto a las monedas, son canjeables todas aquellas que estaban en circulación el 1 de enero de 2002, ya que las anteriores tuvieron un plazo de sustitución que finalizó en 1997.
Aproximadamente y con respecto a los importes que estaban en circulación a 31 de diciembre de 2001, queda todavía por cambiar un total de 810 millones ? para los billetes y 789 millones ? para las monedas de pesetas, según los últimos datos actualizados. No existe una información precisa sobre dónde puedan estar todos esos billetes y monedas de pesetas que no han retornado al Banco de España. Por un lado, posiblemente los turistas se llevaron bastantes monedas y seguro que también algunos billetes y, por otra parte, no debemos olvidar que la peseta ha formado parte de nuestra historia y es por ello que parte de los ciudadanos se querrán quedar con ellos como recuerdo o coleccionismo.

¿Qué atención desde el Banco de España se le puede prestar al ciudadano en relación con los servicios bancarios que recibe desde las entidades financieras?
Desde la sucursal nos encargamos de canalizar y dirigir a nuestro Departamento de Conducta de Entidades todas aquellas consultas, reclamaciones y quejas que nos presentan los usuarios de las entidades supervisadas por el Banco de España con la pretensión de obtener la restitución de sus intereses y derechos legalmente reconocidos, como consecuencia de presuntos incumplimientos por las entidades reclamadas, de la normativa de transparencia y protección de la clientela o de las buenas prácticas y usos financieros.

¿Qué funcionalidad supone la Central de Información de Riesgos para las entidades bancarias y para las personas físicas y jurídicas?
Principalmente, dar a conocer la exposición de riesgo en el mercado crediticio. La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) es un servicio público que gestiona una base de datos de declaración mensual obligatoria por parte de las entidades financieras en la que constan, prácticamente, todos los préstamos, créditos, avales y riesgos en general que las entidades tienen con sus clientes. Los datos que recoge son un reflejo de los que tienen las entidades sobre sus clientes e incluyen los relativos a los importes y los posibles incumplimientos de pago. Ello facilita a las entidades declarantes de los riesgos conocer el endeudamiento que su clientela tiene en el sistema bancario, elemento clave para poder llevar a cabo el análisis previo necesario para la concesión de las operaciones crediticias y el seguimiento posterior. También sirve de herramienta para que las personas físicas y jurídicas puedan obtener dichos informes para saber y vigilar los importes y el estado de todas sus operaciones y deudas crediticias.

En el ámbito educativo y en relación con la cultura financiera ¿qué colaboración se presta en la sucursal?
La faceta educativa y la mejora de la cultura financiera de la sociedad es un aspecto que el Banco de España considera muy importante y necesario y en la que está poniendo mucho empeño en fomentar y desarrollar desde diversas vertientes y a través de diferentes instrumentos.
Para contribuir a ello, en todas las sucursales organizamos con bastante periodicidad y regularidad visitas educativas en nuestros edificios dirigidas a estudiantes de la ESO, Bachillerato y Universitarios con el fin de promover el conocimiento de las funciones que el Banco de España tiene como Banco Central, explicándoles, a su vez, el papel que desempeña dentro del Eurosistema, del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del Mecanismo Único de Supervisión (MUS).
Asimismo, en este ámbito y en colaboración con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España participa en el desarrollo del Plan de Educación Financiera, cuyo objetivo es la mejora de los conocimientos prácticos sobre finanzas de la población para contribuir a que los ciudadanos estén en condiciones de afrontar, con un mayor entendimiento, sus decisiones económicas y reforzar así la sostenibilidad del sistema financiero.