Noticias

Asesoría fiscal: equilibrio entre la ley y el ahorro de la empresa

Marta Peiró
Vicetesorera y copresidenta de la Comisión de Fiscal del COEV

¿Quién es el asesor fiscal?
Se puede definir al asesor fiscal como el profesional que presta asistencia, proporciona consejo en materia tributaria y cumple un papel relevante en la planificación económica y fiscal del contribuyente y en el adecuado cumplimiento de sus deberes tributarios. La figura del asesor fiscal se ha ido desarrollando en el tiempo y adquiriendo relevancia por la gran complejidad del sistema tributario, la obsolescencia de las normas, y la consolidación de un nuevo modelo empresarial con mayores niveles de especialización, así como de reducción de costes.

¿Cuáles son sus funciones básicas?
Las principales funciones que puede desarrollar un asesor fiscal son:
1. Asesoramiento y consultoría: Orienta sobre la optimización fiscal en la adopción de decisiones de naturaleza económica, atendiendo a los beneficios y ventajas fiscales que ofrecen las normas en vigor, con indicación de sus derechos y obligaciones con la Administración Tributaria, informando y advirtiendo al interesado de la incidencia que pueda derivarse de la comisión de infracciones susceptibles de sanción tributaria.
2. Funciones de asistencia técnica: Tales como la cumplimentación y presentación de autoliquidaciones y declaraciones tributarias, de obligado cumplimiento para el cliente.
3. Defensa del contribuyente: Protege los intereses del contribuyente en todas las situaciones en las que se halle en cuestión el adecuado cumplimiento de sus obligaciones. El asesor fiscal contribuye a la defensa y reconocimiento de los derechos de su cliente y, como experto tributario, le asiste durante los procedimientos económico-administrativos tributarios dada la complejidad de la normativa tributaria y el desconocimiento de la misma por parte del contribuyente, pudiendo actuar como representante de éste en aquellos casos en los que se les otorgue el correspondiente poder.

¿Cuál es su perfil?
La profesión de asesor fiscal exige al profesional unos conocimientos amplios del sistema tributario español y una actualización constante por el continuo cambio en las leyes tributarias. Además, es una figura que tiene nociones en materia contable, financiera y mercantil. En España no hay una regulación armonizada acerca de la figura del asesor fiscal como sí existe en otros países, pero existen códigos deontológicos de los colegios profesionales con normas que regulan como lleva a cabo de forma correcta su actividad


ÚLTIMA HORA