Noticias

Nuevo Foro de Dirección de Empresas: la crisis de la COVID-19 como generadora de oportunidades empresariales

En esta sesión vía streaming se generó un debate sobre la capacidad de reacción de las empresas ante la pandemia, siendo la flexibilidad y velocidad de reacción los aspectos positivos más destacados

El pasado 21 de diciembre tuvo lugar una nueva sesión en streaming del XX Foro de Dirección de Empresas, cuyo motivo fue generar un debate en torno a si la crisis de la COVID-19 había propiciado oportunidades empresariales a pesar de las adversidades. Esta iniciativa, organizada por la Comisión de Dirección y Gestión de Empresas, fue introducida por Jesús Martínez Reinal, economista y miembro de la Comisión y coordinada por Rafael Fernández Guzmán, economista y copresidente de la Comisión.

Al inicio del coloquio se realizó, a modo de contextualización, un repaso por los aspectos más importantes que actualmente atañen al mundo de la empresa. El clima económico para las organizaciones no pasa por su mejor momento, dado que España se enfrenta a una caída de PIB de un 12,2%. Además, también se quiso destacar la previsión del informe del Banco de España, que divisa que 1 de cada 5 empresas tendrá que cerrar si se continua en la misma situación, dado que el 50% ya presentan rentabilidades negativas. Estos datos dieron pie a plantear una serie de soluciones para las organizaciones, tales como integraciones horizontales con proveedores, verticales con algún cliente o nuevas alianzas con otras empresas.

Focalizando más en el tema, se habló del carácter imprevisible y de incertidumbre de esta crisis, y se afirmó que es imprescindible "tener una base informativa fluida para tomar decisiones de manera ágil, verídica y rigurosa" para lograr frenar el impacto económico de esta pandemia.  De esta manera, se recalcó que es importante no dejar los canales tradicionales desatendidos, tales como la comunicación con proveedores y clientes o la utilización de la herramienta DAFO para analizar la situación interna.

Por otro lado, se destacó que había una gran diferencia entre aquellas organizaciones que habían adoptado una posición más negativa y expectante y otras que se habían reinventado y se habían esforzado por darle una vuelta a la situación, gracias a una gran velocidad y capacidad de adaptación que les había permitido capear los efectos de la crisis.

Una de las ideas que se resaltó con respecto a aquellos sectores que se encontraban en una mejor posición, fue que deben trabajar en planes ambiciosos para la captación de recursos y centrar su inversión en aspectos importantes como nuevos proyectos, vías de internacionalización, un refuerzo de la parte digital de la empresa o en equipamiento.

Al hilo del razonamiento se destacó que es muy importante para las compañías establecer una serie de prioridades de actuación en función de distintas variables de la empresa y una participación colaborativa de todo el equipo de trabajo, que debe convertirse en una"máquina de aportar iniciativas" a las actuaciones que se vayan presentando en la empresa.

Para concluir, se trató la influencia que los fondos europeos del Plan Next Generation iban a tener en la recuperación de las empresas y cuál iba a ser su repercusión en la digitalización de las mismas. Se recalcó que estos incentivos resultarán eficaces para aquellas empresas que presenten una financiación equilibrada, un gran espíritu de emprendimiento y una inquietud de mejorar su gestión hacia nuevos mercados o productos.

Como reflexión final, se quiso destacar que de esta crisis se saldrá "gracias a las empresas que se mueven" y que es fundamental que todas reaccionen rápido a un mercado que cada vez es más global y competitivo.