Noticias

¿Por qué estudiar economía?


Nadie se pregunta por qué estudiar Biología o Química o Geografía en secundaria. Nadie lo duda. Sería como preguntar por qué debemos beber agua.

Sin embargo, la administración educativa, léase Ministerio de Educación, se plantea esta duda con la alfabetización de los alumnos de la ESO, Educación Secundaria Obligatoria, y/o Bachillerato en materias como Economía, Finanzas o Emprendimiento y relega estas materias de contenido económico, parece ser, al carácter de optativas o a su desaparición, todavía no está claro y, por tanto, muchos estudiantes concluyen y concluirán sus estudios de educación secundaria y/o Bachillerato sin haber estudiado jamás estas materias.

Como decía un indignado José Luis Sampedro, QEPD, los alumnos de enseñanzas de secundaria aprenderán las propiedades de la calcopirita, que muy probablemente nunca necesitarán, y, sin embargo, no se les permitirá adquirir ni las más elementales nociones sobre el funcionamiento de un banco, con el que tendrían que vérselas a lo largo de toda su vida. La enseñanza de la economía, en la ESO y/o Bachillerato, debería ser un instrumento para que todos los ciudadanos aprendan a desenvolverse en situaciones financieras, de emprendimiento, económicas, familiares... necesarias para alcanzar una vida plena y satisfactoria.

La economía surge, en la educación secundaria, como área de conocimiento propia con materias específicas dentro del currículo educativo en el marco de la LOGSE, aprobada en 1990. Después de más de dos décadas de implantación de materias de economía, primero en Bachillerato, y economía, finanzas y emprendimiento después en la ESO con la LOMCE en 2013, la nueva ley LOMLOE invierte la importancia de las asignaturas de economía y emprendimiento que las anteriores leyes de educación les prestaban.

Así, en la LOMLOE desaparece toda mención a la Economía en secundaria. En su artículo 24 desaparece Iniciativa Emprendedora y Empresarial entre el catálogo de optativas. Lo que es muy sangrante es que la LOMLOE no tiene en cuenta que:

La Comisión Europea desarrolló los principios básicos para unos planes de educación financiera de alta calidad el 18 de diciembre de 2007, donde en el principio tres se indica que los consumidores deben recibir educación sobre asuntos financieros y económicos lo antes posible, empezando en la escuela. Las autoridades nacionales deben hacer posible que la educación financiera forme parte obligatoriamente de los planes de estudios.

En el año 2012 el informe PISA comienza a evaluar la competencia financiera de los alumnos de 15 años.

En el año 2015 todos los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible, ODS, con compromisos tales como la desigual distribución de los recursos, la imposición progresiva, la economía sumergida, el endeudamiento externo, el desempleo y exclusión social, el sobreendeudamiento personal, comercio justo y globalización, el desarrollo económico, la integración económica, las consecuencias del crecimiento sobre el medio ambiente y la calidad de vida, las externalidades, la obsolescencia programada, el consumismo y pobreza... contenidos ligados al currículo de las materias de Economía de ESO y Bachillerato.

El Consejo de Europa adopta la recomendación de 22 de mayo de 2018 relativa a OCHO competencias clave para el aprendizaje permanente, una de las cuales es favorecer la competencia emprendedora.

Así pues, de manera individual o desde REDI, Registro de Economistas Docentes e Investigadores, órgano especializado del Consejo General de Economistas de España, o a través de CEAPES, Confederación Estatal de Asociaciones de Profesorado de Economía en Secundaria., o sus asociaciones Autonómicas o de manera conjunta Colegio Economistas entre el Consejo General de Economistas de España y CEAPES, debemos exigir al Ministerio de Educación y las Consejerías de Educación Autonómicas, la incorporación de estudios obligatorios y optativos de Economía, Economía Financiera y Emprendimiento al currículum de la ESO y Bachillerato impartidos por profesores especialistas en la materia, y no de manera transversal en otras asignaturas, como parece ser la idea de la ministra de Educación, o dejarlo en manos externas al docente, con talleres de entidades como el Banco de España o la Comisión Nacional de Mercado de Valores o Bancos Comerciales.

Es imprescindible que los alumnos tengan igualdad de oportunidades de adquirir una cultura económica básica que les permita conocer, comprender y valorar críticamente nuestra sociedad desde unas asignaturas propias y obligatorias para todos los alumnos de la ESO y Bachillerato, pues los ciudadanos tomamos importantes decisiones en nuestra vida, ya sea como trabajadores, entendiendo una nómina autónomos, contratando un servicio informático, empresarios, realizando inversiones económicas y medioambientalmente sostenibles o como consumidores, rescindiendo un contrato de alquiler o como contribuyentes, pagando los impuestos justos para ser solidarios con la sociedad, o como usuarios de banca, abriendo una cuenta corriente o como votantes, valorando los programas económicos electorales de cada partido político, o....Todas ellas decisiones que nos afectan y afectarán en nuestra vida cotidiana.

¿Dejamos que nuestros jóvenes sean unos analfabetos económicos o planteamos a las Consejerías de educación de cada Autonomía las propuestas del REDI o de CEAPES? ¡Como profesionales de Economía, debemos actuar ya para revertir esta situación!