Noticias

Cristina Oliete: "las administraciones se tienen que dar cuenta que no es lo mismo llenar un mercado de visitantes que de clientes"

La gerente del Mercado Central Cristina Oliete, economista del COEV, realizó una ponencia titulada "La gerencia del Mercado Central de València, un requisito para su autogestión". Profundizamos en los entresijos de este templo del kilómetro 0 a través de sus palabras.

Usted es gerente del Mercado Central desde 2016 y siempre ha estado vinculada al sector del comercio. Háblenos de sus inicios.
Soy gerente del Mercado Central desde febrero del 2016, tras más de 20 años como técnico de comercio y mercados en la administración pública (primero en el Ayuntamiento de Sagunto y luego en el de Manises).  Me encontré con un mercado que era un referente gracias a la gestión de los anteriores gerentes. Hay que reconocer el gran trabajo que se ha hecho tanto para la reforma del mercado, su posicionamiento como buque insignia de la alimentación de la Comunitat Valenciana, y el trabajo constante desde hace décadas para tener un servicio domicilio óptimo.

Durante estos siete años, hemos podido mejorar la página web y presentar la nueva APP, dotar al mercado de un aparcamiento público que llevábamos años esperando, gestionar las visitas en grupo al mercado, ser un gran apoyo para miles de familias valencianas durante la pandemia o incluso estrenar el musical "El retorn de La Cotorra" o tener nuestra propia mascota "Cotorra".

¿Cuál es la función de un gerente del Mercado Central?
Las funciones del gerente del Mercado Central es gestionar un edificio que a pesar de ser de titularidad municipal, el Ayuntamiento puso en manos de la asociación de vendedores en 1987, por lo que además de la seguridad y vigilancia, limpieza, mantenimiento conductivo y preventivo, información al cliente, gestión de servicio a domicilio y consigna frigorífica... se deben desarrollar las actuaciones propias de cualquier otra asociación de comerciantes, como campañas de comunicación y publicidad, cursos de formación, asesoramiento, tramitación de gestiones administrativas, información en materia de normativa que afecta al sector comercial y en materia de subvenciones; pero mi principal reto es estar atenta y poder responder a las necesidades diarias de cualquiera de sus vendedores... y son casi 300.

El Mercado Central, con más de 100 años, es el más longevo de Europa que aún se dedica a la función para la que fue creado ¿Cómo se consigue esto?
La verdad es que sí, que podemos presumir de ser de los pocos grandes mercados que aún mantiene como actividad principal el comercio a menor de alimentación.  Hemos conseguido, frenar la instalación de productos de no alimentación, gracias al apoyo de la concejalía de Comercio. Nos habíamos dado cuenta de que últimamente estaban entrando demasiados puestos de ventas que no se dedicaban a alimentación y podríamos perder nuestra esencia. A partir de ahora, se podrán ubicar exclusivamente en los puestos que ya tienen este tipo de actividades o en los puestos exteriores.

Detrás de este imponente edificio, hay una Asociación de Vendedores que lo impulsan y lo dotan de vida ¿Cómo nació?
La Asociación de Vendedores del Mercado Central de Valencia nació a mediados de 1986, con Vicenta LLoris Vicaria, una joven vendedora con una larga tradición familiar a la espalda que fue la principal encargada de conducir al Mercado Central por la senda de la autogestión. En 1986 se sometió a votación el Convenio para la Autogestión, a partir de entonces los comerciantes daban un salto al vacío con el objetivo de relanzar al Mercado que durante las dos décadas anteriores había sufrido la inactividad y dejadez en todos los ámbitos y lo habían llevado a una situación de estancamiento, retroceso en ventas y en presencia en la vida comercial de la ciudad. Es entonces cuando la Asociación se empieza a ocupar de temas de vital importancia para el Mercado como la seguridad y la limpieza. La actual presidenta, Merche Puchades Ortiz, tiene entre sus principales retos renovar el convenio de autogestión, trabajar en una gestión acertada del sótano, la revitalización de la zona de pescadería, pero principalmente seguir modernizando sus instalaciones y adaptando los servicios que ofrece el Mercado a las necesidades de sus clientes.

La Autogestión de un mercado es una tarea muy ardua ¿Cómo se consigue llevar a cabo?
Teniendo un buen equipo, como es el equipo de personas que están trabajando para la asociación de vendedores del Mercado Central. Hay personas que llevan trabajando más de 30 años, con vocación de servicio, principalmente por amor al mercado. Yo solo llevo siete años, poco a poco voy haciendo el mercado parte de mi vida, pero mi trabajo hubiera sido imposible, sin el personal con el que contaba ya la asociación de vendedores.

Autogestión vs Gestión Pública.
Según el último Informe de Fiscalización de los servicios prestados en materia de mercados, realizado por el Tribunal de Cuentas en el 2015, 182 mercados, son de gestión externa, es decir no son de gestión pública, y no son pocos. Sí que es verdad que de los tres que empezamos en la ciudad de Valencia, sólo queda el Mercado Central y el resto los gestiona el Ayuntamiento. Muchas veces el resto de mercados nos dicen que les gustaría tener todas las ventajas que supone no ser de gestión municipal: Acceso durante 24h todos los días del año, limpieza durante toda la jornada laboral, mantenimiento propio del edificio, seguridad privada durante el horario de apertura al público y la rápida capacidad de reacción ante cualquier incidente...

Esto es posible porque detrás de cada uno de estos 182 mercados hay una gerencia y un equipo de personas, que hace posible que día tras día, ese mercado abra sus puertas siendo todos ellos un referente en su ciudad; con capacidad de reacción, búsqueda de recursos propios, formación específica en materia de comercio, experiencia en gestión y principalmente porque somos "muy de mercado". Lo mejor para Valencia es que el Mercado Central siga siendo autogestionado por los mismos vendedores y además es la voluntad de los vendedores.

¿Cuáles son los servicios que se han ido poniendo en marcha en los últimos años?
Desde que dio inicio el Convenio en 1987, han ido surgiendo diferentes y novedosos servicios, que diferencia al Mercado Central respecto a otros mercados, de gestión exclusivamente Municipal: venta por internet y servicio a domicilio (incluso al resto de España), consigna frigorífica hasta las 21h, sala de lactancia... sin olvidar por ello los servicios clásicos cómo parking, señalética, puntos de información, vigilancia, limpieza.... Estos servicios se han ido poniendo en funcionamiento tanto con los recursos propios generados por la asociación (35%), subvenciones de las diferentes administraciones (5%) como con las tarifas que aportan los vendedores (60%)

¿Cómo les afectó la Pandemia y la crisis de suministros?
Vicente Blasco Ibáñez en su novela "Arroz y tartana", plasmó literariamente una leyenda que cuenta que las familias más humildes, que no tenían ni dinero para alimentar a sus hijos, con el fin de poderles dar una vida mejor, se los llevaban a la plaza del Mercado, les hacían mirar fijo al pájaro de la veleta, él pardalet, para que estuviera atento al momento en que soltaba la bola para recogerla pues era de oro. El niño le hacía caso, se pasaba horas y horas viendo el pájaro y la bola, el padre desaparecía y siempre había algún vendedor que acababa por adoptar a la criatura. Pues así son los vendedores del mercado, siempre pendientes de los demás y así lo hemos vivido durante estos dos años de COVID. Tenemos bonitas historias que contar y que nos darían para escribir un libro. En cuanto a la crisis de suministros y de materias primas, piensa que la gran mayoría del producto que se vende en el Mercado es producto de proximidad, de nuestras huertas, lonjas, obradores, colmenas o almazaras. Los mercados nunca se han visto desabastecidos. Sí que es cierto que la subida del combustible o del grano ha hecho que los precios de venta no sean los mismos en los últimos meses.