Noticias

Vicente Ruiz: «Me siento muy cómodo ayudando a las empresas en sus inicios que es cuando más lo necesitan»

Vicente Ruiz: «Me siento muy cómodo ayudando a las empresas en sus inicios que es cuando más lo necesitan»

El mundo de las start up está en pleno auge y Valencia se está convirtiendo en uno de los epicentros de este sector que además necesita de la figura del CFO. El colegiado Vicente Ruíz es uno de ellos, de hecho unas 70 start ups confían en los servicios de su empresa para gestionar el área financiera.

Ha desarrollado una trayectoria profesional principalmente como CFO ¿Esa fue una meta que tuvo siempre clara o ha sido una consecuencia del ejercicio de su profesión?

Cuando empecé a estudiar, me gustaba mucho la contabilidad, así que estudié FP y me fue muy bien, de hecho también estudié Ciencias Empresariales y posteriormente Administración y Dirección de Empresas. Tras la universidad me dediqué a la rama de auditoría porque me di cuenta que el mundo de la contabilidad era muy limitado, estuve casi cuatro año en KPMG y me surgió la posibilidad de trabajar para una empresa extranjera, una start up, como ayudante de CFO. Se trataba de Flywire donde me di cuenta de que me gustaban las finanzas y el mundo de las start up y la vorágine que hay entorno a ellas.

Es una persona emprendedora: Gesval, Daybreak Invest, Upventure Partners y Tbig.

Me viene de familia, mi madre siempre ha tenido un negocio de restauración y las cuentas las llevaba yo porque de mis tres hermanos era el más centrado en números, además de que me gusta participar en los procesos de construcción de los proyectos.

De hecho, cuando llegaba a una empresa estaba bien durante unos cuantos años, pero notaba que me faltaba algo. De hecho, durante mucho tiempo compaginaba mi trabajo con llevar la contabilidad del grupo Gesval que es una cadena de supermercados vinculada a Consum. Me levantaba a las 6:00 hrs y no me pesaba. En definitiva que poco a poco las decisiones que tomé me llevaron al convencimiento de que, no sólo quería trabajar para mí mismo, sino contribuir a la construcción de empresas; Es por eso que cuando dejé mi trabajo en Kenay, el siguiente paso era montar algo por mi cuenta. Una empresa que ayuda a nacer a otras, porque me siento muy cómodo ayudándoles en los inicios que es cuando más ayuda necesitan, sobre todo en la parte financiera.

 ¿Qué es Tbig Finance?

En realidad significa Think Big pero se ha castellanizado y lo denominamos Tbig. Somos el equipo financiero de las start up, no nos gusta llamarnos consultoría porque nos gusta estar dentro del equipo de las empresas y tener una relación muy cercana con ellos. En definitiva es como si tuvieses tu departamento financiero de una forma externalizada o en remoto. Todo surgió mientras trabajaba como freelance y el número de clientes iba creciendo porque cada vez más gente veía como algo natural que el director financiero no estuviera dentro

«de casa» y aunque tuvimos un bache durante la pandemia, nos hemos consolidado y actualmente somos 22 personas y tenemos unos 70 clientes a los que ayudamos con la financiación, la planificación, la relación con inversores, la búsqueda de inversión y de ayudas o bonificaciones.

 ¿Y la alianza con Upventure en qué consiste?

Lo cierto es que nos hemos juntado de forma natural, a raíz de ser la parte financiera de las startups nos dimos cuenta que compartimos clientes con otras empresas de la rama legal, de personas y tecnológica, decidimos asociarnos para ofrecer servicios complementarios para el mismo cliente. El 80% de las tres empresas eran los mismos, por ello cobraba sentido el juntarnos y crear servicios 360.

 ¿Qué empresas cuentan con ustedes?

Tenemos dos tipologías de clientes. Un 80% de start up, de los cuales el 40% está en Valencia, un 15% en Madrid y un 15% en Barcelona; y el resto de otras partes de España y tres empresas internacionales. Además también tenemos clientes Pyme donde prestamos el mismo servicio pero adaptado a esta tipología de empresa. El modelo está menos arraigado al tratarse de empresas de corte familiar en muchos casos, pero poco a poco están comprobando las ventajas de este servicio.

 Las start ups están cogiendo mucha fuerza ¿Se atrevería a realizar una radiografía de la situación?

El observatorio de la fundación Bankinter señaló recientemente que en Valencia había 1200 start up activas en 2021.En la actualidad hay start ups de dos tipologías, la de «growth» y la de «value» y aquí en Valencia hay de todo, de hecho nosotros tenemos de los dos tipos, pero en cualquier caso todas coinciden en tener una base tecnológica, ya sean productivas, gaming o travel... Todo ello es una muestra de lo dinamizado que está el sector gracias a las incubadoras, family office y la Asociación Valenciana de Start Ups.

Continuando con su trayectoria, ha trabajado en sectores muy diversos. ¿Las finanzas al final son números?

Los números son números, porque en cualquier sector hay una cuenta de pérdidas y ganancias, una tesorería y un balance está en todas las empresas, pero lo más gratificante es poder entender el negocio desde las finanzas y para eso sí que hay que adaptarse porque no es lo mismo ver una PyG de una empresa industrial que una empresa comercial y ese descubrir es lo que más me apasiona.

 Es una persona que se forma constantemente ¿Es importante estar actualizado?

No entiendo la evolución de la carrera profesional sin estar actualizado. Este año por ejemplo nos hemos tenido que empapar de la tokenización y de las criptomonedas y cómo les afecta a las finanzas. Si no estás al día no puedes entender lo que haces, por eso es tan importante estar activo porque la sociedad avanza muy rápido y es fácil que te quedes desactualizado.

 A lo largo de la última década hemos experimentado cambios muy intensos en el panorama socioeconómico ¿Esto también se ha trasladado al mundo profesional?

Soy de los que piensa que tenemos que ir un paso por delante para que los cambios de la sociedad no te encuentren desprevenido y que te obliguen a cambiar. Cuando veo una start up que empieza y trae con su nacimiento retos innovadores, voy a por ella y buscarlo e informarme porque a mí y a nuestro equipo nos encanta aprender de cosas que van a venir luego.

 ¿Cuál fue su primer contacto con el COEV? ¿Por qué se colegió?

El motivo fue porqué empecé a trabajar por cuenta propia y necesitaba el apoyo de asesoramiento e información que ofrece el COEV. Me parece que aporta mucho sobre todo para estar informado sobre los cambios económicos que se producen, el servicio de formación y el intercambio de experiencias. 


ÚLTIMA HORA