Noticias

El COEV acoge la presentación de los prestamos bonificados del IVF

La sesión se celebró el pasado 25 de abril en la sede del COEV

Con motivo de la publicación por parte del Instituto Valenciano de Finanzas de la línea de financiación REACTIVA FEDER, el Colegio de Economistas de Valencia acogió "la Presentación de los prestamos bonificados del Instituto Valenciano de Finanzas: Línea invierte Pyme y problemática de su registro contable". Una actividad formativa impulsada por la Comisión de Contabilidad y Auditoría, y la comisión Financiera del Colegio de Economistas de Valencia,  que pretende profundizar en esta convocatoria publicada a finales de 2022 y que tuvo como ponentes a Manuel Illueca, Director General del Instituto Valenciano de Finanzas, y Gregorio Labatut, Copresidente de la Comisión de Contabilidad y Auditoria del COEV.

El Tesorero del Colegio de Economistas de Valencia, Francisco Duato, explicó que "las operaciones otorgadas al amparo de esta convocatoria incorporan un componente de bonificación, en forma de rebaja del tipo de interés con respecto al tipo de interés de mercado, y de Tramo No Reembolsable, cuyo importe no supondrá en ningún caso el 30% del valor nominal del préstamo". En consecuencia, "pueden existir dos subvenciones, una con respecto al TNR , y otra con respecto a la bonificación del tipo de interés", aseguró.

Manuel Illueca inició su intervención con una reflexión sobre la evolución del IVF, porque "cuando lo cogimos hace 7 años, no tenia ninguna actividad y decidimos reactivarlo e integrar Afín SGR". En este sentido explicó que "decidimos reactivarlo por dos motivos, por un lado, se estaba produciendo una importante concentración bancaria con un incremento de los tipos de interés que no se estaba trasladando al mercado de depósitos y necesitábamos una alternativa de financiación extrabancaria para aumentar la capacidad de financiación de las empresas valencianas". El segundo motivo, "se debió a la infra capitalización de nuestras empresas, que son mayoritariamente familiares, y que cuando tienen necesidad de capital adicional no lo tienen y por tanto no pueden crecer".

Illueca explicó que el Gobierno puede ayudar al tejido empresarial mediante herramientas de financiación, pero que desde el IVF, pretenden "dar un paso más con perspectivas de análisis de riesgo que vayan un poco más allá. Dar un poco más de capital para que  las empresas valencianas lleguen más lejos, pero también dando líneas de financiación de capital subordinado en supuestos de concurso o disolución".

La gran apuesta de estos años por parte del IVF, según relató Manuel Illueca, se ha basado en  la promoción de herramientas de capital riesgo; de hecho cuentan con 12 fondos de capital riesgo y que está ofreciendo a terceros. Además, "vamos a seguir invirtiendo a través de la financiación europea que tenemos ya comprometida con el siguiente programa operativo y también con los fondos Next Generation".

El director del IVF afirmó que pretenden que "en la ciudad de Valencia haya más gestoras de capital riesgo porque entendemos que es lo que necesita el tejido productivo valenciano. Hemos ido desarrollando estas líneas y también hemos profundizado a través de la líneas bonificadas, porque al final, la idea es tener prestamos que incorporen un componente de ayuda;  y estructurarlo de manera de manera que se pueda contabilizar como equity o como fondos propios de la compañía". En este sentido explicó que "esto es algo que nos pareció fundamental con la aparición del COVID y la crisis posterior, porque estábamos viendo que muchas compañías se estaban erosionando poco a poco y decidimos incorporar nuestro tramo no reembolsable (TRN) y una rebaja del tipo de interés que antes de 2019, no hubiera sido atractiva pero en el escenario que se dibujó, sí lo era".

En definitiva, "de lo que se trata es que la financiación no sólo sea un vehículo para proporcionar liquidez sino también solvencia, dar un impulso a la capitalización de la compañía y pueda acometer productos de inversión".

Illueca señaló que todas estas iniciativas están teniendo mucha demanda, de hecho, el año pasado el IVF canalizó 288 millones de financiación a terceros y las líneas de financiación acumulada desde octubre de 2022 hasta abril de 2023  han alcanzado los  300 millones de euros.

"La empresa está empezando a percibir la relevancia de este tipo instrumento y decidimos completar  nuestro espectro con el préstamo bullet que es más propio de reestructuraciones y de capital riesgo, pero en el IVF pretendemos dar una herramienta de financiación que vaya concatenándose a lo largo del tiempo, es decir, financiación estable de circulante donde básicamente se pague el tipo de interés, para que el capital pueda dedicarse a lo que realmente va a hacer a la empresa productiva", afirmó illueca.

Por su parte, Gregorio Labatut se centró en la financiación REACTIVA FEDER y explicó que los proyectos empresariales que podrán acogerse a la financiación bonificada objeto de esta convocatoria, tienen que tener como finalidad la ampliación y renovación de las instalaciones, maquinaria y equipos; la adquisición de participaciones empresariales; la adquisición o elaboración propia de activos intangibles; el sostenimiento del capital circundante de la empresa (incluyendo la contratación de mano de obra), la adquisición de bienes y servicios ligados al ciclo de la explotación, la financiación de clientes, la inversión en existencias y tesorería operativa de la empresa, así como la cancelación de la deuda a corto plazo de naturaleza comercial y financiera.

Las principales características de estos prestamos bonificados, cuyas solicitudes se podrán presentar hasta el 31 de diciembre de 2023, son que el valor nominal se situará entre 20.000 y 5.000.000 euros y el valor nominal del préstamo no podrá superar el 80% del valor de la inversión realizada, si bien los gastos de consultoría necesarios para optar a la financiación en el marco de esta convocatoria podrán financiarse íntegramente. En las operaciones de sostenimiento de capital circulante, el importe máximo financiable será de 1.000.000 euros y en las operaciones de inversión, el plazo de amortización de la financiación bonificada se situará entre un mínimo de cuatro años y máximo de diez, con posibilidad de un periodo de carencia de amortización de capital de hasta dos años incluido ese plazo. Además, el tipo de interés de las operaciones será fijo, ascendiendo al 1,5% para operaciones solicitadas antes del 31 de diciembre de 2022, y al 2,03% para operaciones solicitadas con posterioridad a dicha fecha.

Acceso al video de la sesión


ÚLTIMA HORA