opinion-articulos

Rafael Juan, consejero delegado de Dulcesol, centra en la innovación las claves del éxito de su empresa


El Colegio de Economistas de Valencia organizó el pasado 23 de octubre una conferencia dedicada a la innovación y futuro en una empresa modelo como Dulcesol con la presencia de su consejero delegado, Rafael Juan, como ponente. La presentación estuvo a cargo de Rafael Fernández, copresidente de la Comisión de Dirección y Gestión de Empresas, y Joaquín Juste, miembro de la misma Comisión.

El consejero delegado de Dulcesol repasó los principales hitos de lo que definió como "una dulce historia" y destacó la importancia de la innovación como "la palanca más importante de crecimiento de una empresa" no sólo en lo que se refiere a los productos sino también en conceptos como el equipo, la organización, la producción y la distribución.
Esta apuesta por la innovación se inició ya en 1972 con la invención y salida al mercado de las magdalenas cuadradas, "las Glorias" creadas por la madre de Rafael Juan. Un hallazgo que supo un importante ahorro en términos de logística y que contribuyó a un crecimiento durante esa década que situó a Dulcesol en el top ten de las empresas de pastelería de España.

Después de destacar los inicios de una empresa fundada por su abuelo en la localidad valenciana de Villalonga a partir de una panadería y desarrollada por su padre con acuerdos con otros negocios similar del municipio, ofreció una fotografía actualizada del momento de la empresa que se sitúa como el primer fabricante del sector en España con más de 2.200 empleados, 325 millones de facturación en 2017, 300 productos y más de 2.500 referencias y presencia en más de 50 países.

Acerca de la innovación destacó que esta se basa "en hacerse preguntas permanentemente" y reflejó algunas de estas principales cuestiones cuya solución ha permitido al grupo avanzar hasta su momento actual. Entre ellas se encuentran la posibilidad de elaborar productos de calidad a los mejores precios, primar el volumen y producir marca propia y marca de distribución, diversificar el negocio y entrar en otros sectores y contar con una red de distribución propia.

Profundizando en estas dos últimas cuestiones, Rafael Juan destacó la entrada durante los últimos años en sectores como la panadería, las cremas untables, y "dentro de una apuesta decidida por los productos saludables", la alimentación infantil y la alimentación funcional. Acerca de la red de distribución propia, destacó que ha sido una apuesta estratégica muy importante para la empresa con 65.000 puntos de venta que cubren más del 80% del territorio español

Rafael Juan, además de su responsabilidad en Dulcesol, pertenece a los consejos y comités de distintas instituciones como la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, la Asociación para el Progreso de la Dirección, la Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería o la Federación Empresarial de Agroalimentación de la Comunitat Valenciana, entre otras.