opinion-articulos

Las novedades fiscales y contables para el cierre del ejercicio 2016

Las Comisiones de Fiscal y de Contabilidad y Auditoría analizan las principales medidas en materia tributaria y contable

La Comisión de Fiscal y la Comisión de Contabilidad y Auditoría organizaron el pasado 6 de febrero una mesa redonda conjunta para analizar las novedades fiscales y contables para el cierre del ejercicio 2016. La sesión fue moderada por el decano del Colegio, Juan José Enríquez, y le acompañaron en mesa los copresidentes de la Comisión de Fiscal, Vicente Casanova y Pablo Azcona; y los copresidentes de la Comisión de Contabilidad y Auditoría, Gregorio Labatut y Juan José Orts. Los ponentes desgranaron las principales medidas en el ámbito tributario introducidas por el Real Decreto-Ley 3/2016 y los aspectos relevantes del Real Decreto 602/2016 por el que se modifica el Plan General de Contabilidad.

El decano comenzó destacando que las comisiones "pasan a ser un elemento clave en el quehacer del Colegio. Hemos creado nuevas comisiones y todas las hemos abierto a la colaboración de los colegiados. Constituirán equipos de trabajo formados por los compañeros y coordinados por dos copresidentes, y llevarán la actividad del Colegio en cada una de las especialidades. El intercambio fluido y continuo de conocimiento, de experiencias, problemáticas y reivindicaciones se producirá en el seno de las comisiones, y éstas, junto con los registros especializados del Consejo General, son la mejor forma de afrontar los retos que tiene el economista en el futuro". Enríquez comentó respecto al Real Decreto 3/2016, que "ha pretendido básicamente tres medidas: limitar la compensación de bases imponibles negativas, aflorar la tributación de pérdidas por deterioro de participaciones y eliminar la tributación de las pérdidas que tengan lugar con la venta de participaciones en el presente y en el futuro. Es decir: pérdidas, pérdidas y pérdidas".

Enríquez insistió en el aumento de la tributación que supone esta nueva regulación sobre las pérdidas de las sociedades, en el pasado, en el presente y en el futuro. "Si consideramos que es una norma que  va en contra de los principios básicos de la imposición, como es el principio de equidad, los economistas como colaboradores sociales debemos ponerlo de manifiesto.

Vicente Casanova y Pablo Azcona explicaron las medidas fiscales dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y las novedades en el Impuesto sobre Sociedades que contempla el Real Decreto-ley 3/2016. Así, entre las principales modificaciones en el Impuesto sobre Sociedades, destacó la reversión, a partir de 2016, de las pérdidas por deterioro de participaciones que hayan sido deducibles. La principal novedad es que, en el caso de participaciones que resultaron fiscalmente deducibles en periodos impositivos previos a 2013 y que a partir de esa fecha no lo son, deberá realizarse por un importe mínimo anual, de forma lineal durante cinco años, hasta 2020. "Es una medida de gran calado, inesperada y que, además, afecta a todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas. La justificación del Real Decreto-ley 3/2016 es ensanchar las bases imponibles. Un fin puramente recaudatorio", explicó Casanova.

Si, por la aplicación de las reglas de recuperación del deterioro de cartera previamente existentes en la LIS, tuviera que recuperarse en alguno de esos cinco períodos un deterioro superior, será ése el importe recuperable en el ejercicio correspondiente, y el saldo del deterioro de cartera restante pendiente de recuperar (una vez integrada esa mayor reversión), se integrará por partes iguales en los periodos impositivos restantes. "Se van a gravar rentas ficticias. Se podría plantear la vulneración del principio de capacidad contributiva".

En caso de que se vendan las participaciones durante los cinco períodos impositivos, las cantidades pendientes de revertir deberán integrarse en la base imponible del período impositivo en que aquélla se produzca, con el límite de la renta positiva derivada de la transmisión.

Las pérdidas por deterioro no son fiscalmente deducibles en ningún caso, pero a partir del ejercicio 2017 se distingue entre empresas con participaciones con derecho a la exención por la doble imposición y empresas sin derecho a esa exención. Tanto los deterioros como las pérdidas derivadas de la transmisión de participaciones que cumplen los requisitos para aplicar la exención para evitar la doble imposición de dividendos y plusvalías no son fiscalmente deducibles. En caso de transmisión, la deducibilidad de las pérdidas será parcial cuando el derecho a aplicar la exención sea igualmente parcial.

Solamente pueden deducirse las pérdidas generadas en caso de extinción de la entidad participada, "salvo que sea consecuencia de una reestructuración". En tal caso, el importe deducible de las pérdidas se minorará en el importe de los dividendos o participaciones en beneficios recibidos de la entidad participada en los diez años anteriores a la fecha de la extinción, siempre que los referidos dividendos o participaciones en beneficios no hayan minorado el valor de adquisición y hayan tenido derecho a la aplicación de un régimen de exención o de deducción para la eliminación de la doble imposición, por el importe de la misma.

Las pérdidas derivadas de la venta de participaciones en entidades sin derecho a la exención se integrarán en la base imponible pero se minorarán en el importe de la ganancia generada en una transmisión intra-grupo precedente a la que se hubiera aplicado un régimen de exención o de deducción para eliminar la doble imposición. Además, el importe de las pérdidas se minorará en el importe de los dividendos exentos recibidos a partir del período impositivo que se haya iniciado en 2009.

Con respecto a las pérdidas obtenidas en ventas intra-grupo de participaciones, la LIS contiene una regla especial de imputación temporal por la que se difieren al momento en que son transmitidas a terceros ajenos al grupo o la entidad transmitente o la adquirente dejan de formar parte del grupo. En caso de extinción de la entidad participada, se podrán computar las pérdidas salvo que se produzca como consecuencia de una operación de reestructuración o de cualquier supuesto de continuación en el ejercicio de la actividad.

Pablo Azcona, copresidente de la Comisión Fiscal del COEV, hizo hincapié en cómo el Real Decreto se ha planteado para "garantizar el nivel de recaudación. La norma pretende compaginar la senda de crecimiento y creación de empleo con nuestras obligaciones en la Unión Europea y llegar a un nivel de recaudación similar a 2016".

Así, se modifica la limitación a la compensación de bases imponibles negativas, que a partir de 2016 afecta también a las empresas con cifras de negocio por debajo de 20 millones de euros. El límite se sitúa en el 60% de la base imponible para esas entidades (70% a partir de 2017) y del 50 o 25 % si exceden de 20 o de 60 millones de euros respectivamente. Siempre será libre la compensación hasta un millón de euros.

Azcona comparó estas medidas con las de los países de nuestro entorno observando mayores limitaciones en España para empresas con cifras de negocios superiores a 60 millones de euros en comparación con países como Francia, Alemania y Reino Unido.

La nueva legislación también incorpora una limitación a la aplicación de deducciones por doble imposición nacional e internacional, "una modificación de gran calado, algo realmente nuevo". De esta forma, la suma de las deducciones se podrá aplicar con el límite del 50% de la cuota íntegra en la deducción para evitar la doble imposición jurídica internacional (impuesto soportado por el contribuyente en el extranjero), la doble imposición económica internacional (dividendos y participaciones en beneficios), los impuestos satisfechos correspondientes a rentas imputadas o dividendos procedentes de rentas imputadas por el régimen de transparencia fiscal internacional y las deducciones para evitar la doble imposición interna. "Atenta contra el espíritu de la norma", manifestó Azcona.

El Real Decreto pospone para 2018 la bonificación del 100% sobre la cuota íntegra en el Impuesto sobre Patrimonio, incrementa los impuestos al tabaco, alcohol, bebidas derivadas y productos intermedios y se modifican los coeficientes de actualización catastrales. Además, se introducen tres nuevos supuestos de deudas tributarias inaplazables: las resultantes de ejecuciones de resoluciones firmes, en el IVA, salvo que se justifique no haber cobrado las cuotas repercutidas o las deudas sean inferiores a 30.000 euros (solamente en el caso de autónomo y pymes) y los pagos fraccionados.

Por último, Gregorio Labatut centró su intervención en los aspectos relevantes del Real Decreto 602/2016 en materia de contabilidad, como la simplificación de las obligaciones contables de las pequeñas y medianas empresas, de acuerdo con la Directiva 2013/34/UE Del Parlamento Europeo y del Consejo, respecto a los estados financieros anuales, los estados financieros consolidados y otros informes afines.

De esta forma, a partir de ahora, las empresas que puedan acogerse al Plan de Pymes ya no están obligadas a presentar el estado de cambios en el patrimonio neto. Las sociedades que sobrepasen los límites para poder aplicar el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas no podrán tampoco formular cuentas anuales abreviadas, puesto que los límites son los mismos que para acogerse al PGC Pymes: deberán aplicar el Plan General de Contabilidad normal y formular balance, memoria, Estado de cambios del patrimonio neto, Estado de Flujos de Efectivo y Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

La norma determina que el fondo de comercio se amortizará durante su vida útil, que salvo prueba en contrario, es de diez años. Cuando el fondo de comercio haya sido asignado entre diferentes unidades generadoras de efectivo, la vida útil se determinará de forma separada para cada una de ellas. Las correcciones valorativas por deterioro reconocidas en el fondo de comercio no serán objeto de reversión en los ejercicios posteriores.

El Real Decreto simplifica el contenido de la memoria abreviada y de la memoria del Plan General de Contabilidad de Pymes. Así, desaparecen los puntos 3 (Aplicación del resultado), 10 (Ingresos y gastos) y 11 (Subvenciones, donaciones y legados) y se simplifican en gran medida los apartados de Fondos propios y Situación fiscal. No obstante, desde el punto de vista fiscal las exigencias de información aumentan y se proporcionarán en este punto.

En la presentación de la jornada, el decano del COEV destacó que las comisiones "pasan a ser un elemento clave en el quehacer del Colegio. Hemos creado nuevas comisiones y todas las hemos abierto a la colaboración de los compañeros. Serán equipos de trabajo formados por los compañeros y coordinadas por dos copresidentes, y serán las que llevarán la actividad del Colegio en cada una de las especialidades. El intercambio fluido y continuo de conocimiento, de experiencias, problemáticas y reivindicaciones se producirá en el seno de las comisiones, y éstas, junto con los registros especializados, son la mejor forma de afrontar los retos que tiene el economista en el futuro".